De super tímido a supertalent

Cuando era pequeño era un niño extremadamente tímido, con 3-4 años cuando venia mi familia o mis primos a casa me escondía en un armario, cuando visitaba a mis tías en su casa no comía dulces o rosquillas que me encantaban porque lo pasan fatal por la timidez por si me miraban, en el colegio cuando preguntaban algo y siempre sabía la respuesta o hacían concurso de algo pedía que por favor no me preguntaran o no me tocara a mi...en el parque miraba a los niños jugar a fútbol soñando que me encantaría jugar con ellos pero no lo hacía...la timidez fue un gran muro en mi niñez.

Pero me encantaba soñar con volar, con conquistar el mundo; por eso empecé a leer los cómics de Superlópez de Efepé y Ediciones B. Me encantaba la idea de creer en un superhéroe que no era perfecto, que cometía errores, pero que era cercano, de aquí…De pequeño, mi mente era libre para imaginar sin limitaciones, sin condiciones; era maravilloso y fascinante dejar volar mi fantasía para experimentar más cosas, para ser mayor y cambiar el mundo.

Por eso escogí a Súper López, me encantaba que era un súper héroe de aquí, una persona normal como yo, me sentía muy identificado con el, me ayudó a pensar que dentro de mi había un súper héroe y que algún día volaría.

A medida que fui creciendo, empecé a ver las películas de Batman y Superman de Dc Comics; fueron los primeros superhéroes que me ayudaron a soñar con seguir volando, con conseguir cosas que nadie había conseguido, sobre todo, porque los dos tenían una doble vida: una vida como ciudadano y profesional y otra secreta como superhéroe. El hecho de tener dos personalidades es algo con lo que siempre me he sentido identificado: yo sabía que dentro de mí había un supertalent, pero hasta que lo descubrí y decidí dejarlo volar pasaron unos años aprendiendo, conociéndome y aceptándome. Me sentía identificado con Batman porque también perdí a mi madre, y, como él, en vez de quedarme estancado en el dolor, seguí luchando para conseguir mis objetivos en la vida.

Superman y Batman, profesionales de día y súper héroes ocultos, desarrollé mi súper héroe secreto, gracias a sus identidades secretas pude desarrollar el súper héroe que llevaba dentro, estudié teatro para superar mi timidez y el terror a conocer gente, la vergüenza (realmente nunca la he perdido del todo, ya que creo que forma parte de mi esencia), y poco a poco fui superando mis miedos a volar, comunicarme y relacionarme con los demás.

Todo súper héroe nace con un poder intrínseco, yo nací con la creatividad y la generosidad, la creatividad al principio me daba vergüenza y no se l enseñaba a nadie, hasta que no tuve 19 años no me atreví a enseñar mis dibujos a nadie, tuve que entrenarla, hasta que hoy es uno de mis súper talentos y me ayuda a ganarme la vida, la creatividad inmediata.

Poco a poco gracias a hacer clases de oratoria, abrirme a los demás, superarme a mi mismo y desarrollar mis talentos y ver que a la gente le gustaban e impresionaban mi súper héroe empezó a volar.

Estudié mucho, me preparé arduamente, ya de adolescente todavía mi timidez me jugó malas pasadas, sobre todo cuando me gustaba alguien, ya que me costaba mucho acercarme y romper el hielo...con los años desarrollé el talento de la seducción a través de la palabra...pero fue mucho más tarde.

Cuando acabe mi primer máster, empecé a dar clases y me di cuenta de que me encantaba la comunicación, cada vez que me subía a un escenario me crecía, aparecía mi súper talento para ayudarme a compartir mis conocimientos y experiencia, me encantaba sorprender a mis alumnos, aportarles algo, darlo todo. Ya que la generosidad era otro de mis talentos. Fue un consejo de mi mentor, como todo súper héroe

La presencia de un personaje que actúe como mentor en una película de superhéroes no es indispensable pero resulta un gran apoyo, sobre todo si se trata de una historia de origen. Será este rol quien ayude al protagonista a dar el todo de sí mismo para alcanzar su potencial.

La generosidad me trajo malas pasadas, y que mucha gente se aprovechara de ella. Con los años aprendí a gestionarla y a dedicarla a aquellos que realmente la necesitan.

Al cabo de un tiempo di mi primera gran conferencia, ante más de 200 personas, estaba nervioso, quería volar como mis súper héroes...así que busqué y encontré mi lema: cada vez que hables en público debes conseguir tres cosas, que la gente aprenda algo, conmoverles y distraerles. De esta forma el tiempo que te dedican será de provecho, se les pasará rápido y siempre recordarán tus mensajes. Además de estos súper talentos, con los años he desarrollado otros, porque los talentos también se aprenden.

Como adulto y profesional, gracias a mi sobrino pequeño, he redescubierto el mundo de los superhéroes con Marvel y los Vengadores. Cada vez que estrenan una película voy al cine a verla con él. Me encanta compartir con él las sensaciones que nos producen los Vengadores. Gracias, Pau, por volver a inculcarme la ilusión de creer que los superhéroes nunca mueren… y por recordarme que la singularidad es nuestro mejor talento.

Capitán America, Wonder Woman, Green Lantern, Thor, Black Panther, Capitana Marcel, pero sobre todo Iron Man. El es mi súper héroe favorito, porque es una persona de éxito, que ha trabajado e investigado para conseguir ser un súper héroe, ha sabido aprender de los errores, se ha reintentado, y porque tiene un gran corazón, ese soy yo como súper talent, es más me llaman Iron Man en un proyecto social en el que colaboro, porque siempre estoy ahí. Iron Man ha sido mi referente por su inquietud por conseguir lo que quería, por su chulería, por su carácter y sobre todo porque es un profesional de éxito, que cuando fracasa vuelve a levantarse para seguir volando…

Batman fue mentor de Robin, Capitán America de Falcon, Aquaman de Tempest, Hulk de Amadeus One y Iron Man de Spiderman...

Por eso he escrito este libro para ser mentor de otros súper talents y ayudar a los demás a desarrollar su máximo potencial.

He aprendido mucho también de los villanos, de los malos de la película, de los antihéroes y de algunos de mis exjefes o excompañeros de trabajo; por eso, también este libro os lo dedico a vosotros, porque seguro que nadie os dedicará un libro en vuestra vida y porque sois los antagonistas de los que nadie se acuerda. Gracias por estar ahí, por ponerlo difícil, porque sin vosotros no existiríamos los supertalents ni los superhéroes.

Todos tenemos un súper talent dentro, este libro es la guía para vencer nuestros miedos, saltar nuestras barreras y vencer a los súper villanos que nos encontremos en nuestros caminos y conquistar el mundo.